I.

Luminarias, cerros,
astros distantes,
en la hora reposada

gastan el gozne y el mirar

de arriba abajo, titilando, como secretas señales,
fugaz posa, que el tráfico nocturno
arrastra.
Es la virginal voz,
herida,
en el callejón de tonadas.
Abierta y con la cabeza,
de adentro hacia el mundo,
el delirio,
sin manos
sólo puede,
gemir lo incierto.

Autor: Daniel Rojas Pachas.


Daniel Rojas. escritor chileno, poeta arica, poeta ariqueño, delusión, música histórica, daniel rojas pachas,
  • Publicado: Martes, 4 Marzo 2008 21:48:43 GMT
  • En: Intro-versión (Poesía)
  • Permaenlace: I.
  • Comentarios: 6
  • Leído 3005 veces.

Dejar Comentario

*
Smilies
*
Ingrese el código mostrado.